El Proyecto

Un Sistema de Transporte Urbano que no se detiene: ¿Realidad o Ficción? 
Todos los sistemas de transportación conocidos DEBEN PARAR para que los pasajeros desciendan o se incorporen, lo cual impone severas limitaciones a dichos sistemas. Se han hecho muchos intentos y algunos incluso reclaman haber inventado la "cápsula mágica", el Santo Grial del transporte urbano, pero hasta el momento nadie ha encontrado una solución viable, capaz de funcionar... NADIE... HASTA HOY...

...¿Pero es esto posible? ¿Acaso es posible construir y operar adecuadamente un sistema de transportación de pasajeros que nunca tiene que detenerse? ¿Es válido soñar con la tan esperada solución al caos actual del desplazamiento en las grandes y medianas ciudades? La respuesta a estas preguntas es sólo una: 






!Es la era de TTube!
El Transporte que no se detiene ya no es más una Ficción.
!Es un Hecho!

Desde la invención de la rueda, los humanos hemos concebido el transporte como algo que necesariamente tiene que detenerse y ponerse de nuevo en movimiento para poder cumplir su cometido... hasta que a un hombre se le ocurrió salirse de lo convencional ("think outside the box") y encontró la única solución posible, la única que funciona y que podría ya estar operando en unos pocos años a partir de ahora.

Sí, el Prof. Betancourt enfocó el problema de una manera nueva, totalmente innovadora, y con la ayuda del Ing. Gutiérrez fueron capaces de conceptualizar todo de una manera diferente, con lo cual llegaron a TTube, la fenomenal invención que está Usted a punto de descubrir.

Relación Masa/Energía en la "aceleración-frenado-aceleración"

Desde que los seres humanos concibieron el transporte de pasajeros (colectivo o individual) por cualquiera de las vías posibles: marítima, aérea o terrestre, todo se basó en un mismo -y aparentemente muy razonable- principio de funcionamiento: el medio de transporte en cuestión se pone en marcha con un determinado número de pasajeros, se detiene para que algunos de ellos desciendan y otros se incorporen en un punto establecido o convocado por algún tipo de aviso o llamada.

La humanidad ha cambiado múltiples principios en la cocción de los alimentos, en la forma en que obtiene la iluminación exterior e interior, en la manera en que diseña y construye sus viviendas, e incluso (con la aparición de Internet), en la forma en que desarrolla sus relaciones sociales..., sin embargo, mantiene el mismo principio de funcionamiento de los medios de transporte.

¿Por qué? 

Porque hasta ahora nadie había encontrado una forma simple, segura y viable para que las personas pudiesen abordar y descender de su medio de transporte sin necesidad de que este se detenga, lo cual no sólo conlleva a un gasto extra de energía y una pérdida de eficiencia, sino a la consabida demora de los pasajeros que continuan viaje y son "frenados" y luego puestos en movimiento y acelerados de nuevo, lo que los convierte de hecho en parte de la masa del vehículo en cuestión y cierra el ciclo de ineficiencia arriba expresado, manifestándose a nivel urbano en millones de toneladas de masa (vehicular y humana) que requieren de una enorme energía para ser aceleradas y frenadas decenas de veces de forma consecutiva.

Impacto en el Medio Ambiente del Principio tradicional del transporte

Las maniobras de frenado y aceleración derivan en excesos de gases contaminantes, que se incrementan en las grandes ciudades por la cantidad de semáforos, intersecciones y demás elementos que conspiran en el incremento de las obligatorias paradas (y posteriores arranques). Es bien conocido el efecto que estos gases contaminantes están ocasionando en el cambio climático, la desertificación y otros subproductos de una contradictoria civilización, que avanza extraordinariamente en algunos campos, cuando en otros queda varada en el tiempo.


La incapacidad de controlar la duración del viaje

En nuestro mundo moderno detestamos más que nada las variables incontrolables, lo que no podemos cambiar, como el curso de un huracán, la erupción de un volcán o el temido temblor de las entrañas de la Tierra..., y en un plano más cotidiano odiamos que nunca sabemos exactamente cuanto tiempo nos llevará desplazarnos de un punto a otro de la ciudad. Este "descontrol" no sólo nos hace llegar tarde a ciertos lugares, sino que también nos obliga a salir antes de tiempo ("por lo que pueda pasar"), desperdiciando el recurso más preciado del ser humano: el tiempo.

Limitación del incremento de la capacidad de transporte

Ya todos sabemos que la solución no es ampliar las autopistas (si no podemos ampliar los "desahogos" o vías de acceso y salida); ni es incrementar el número de autobuses (puesto que ya con los que hay, los embotellamientos superan la inventiva de Steven Spielberg y las excentricidades de Lady Gaga). También sabemos que es muy costoso ampliar las líneas del Metro a los nuevos polos de crecimiento empresarial y/o urbano... y que volar como Superman o Batman, está algo alejado de nuestras modestas posibilidades. Cuando los científicos calculan la pérdida de vida útil de las personas debido a los problemas del transporte, las complicadas fórmulas matemáticas podrían traducirse en una simple frase: una solución real equivaldría a varios años de vida para una persona promedio que estudia, trabaja, se divierte y se relaciona.


Y entonces llega TTube...

Un sistema de túneles suspendidos sobre pilares (sin divisiones interiores), dentro de los cuales se mueven a velocidad constante aceras o esteras electromagnéticas, montadas en trayectorias de ciclo cerrado (con "la cola unida a la cabeza" por decirlo de otra forma) que nunca paran..., pero permiten perfectamente y con toda seguridad que los pasajeros aborden o desciendan de la "estera" según sus trayectorias.


Aún no le decimos cómo, para tratar de que Usted conozca en detalles esta apasionante aventura y nos apoye en verla realizada, pero sí le agregamos un poco más de excitación a lo que ya su mente viene lucubrando: no solo podrá Usted subir o bajar sin problema alguno de algo que nunca se detiene (y viaja a algo más que la velocidad promedio del transporte urbano actual), sino que la red de rutas entrelazadas por el macrosistema TTube le permitirá pasar de una "línea" o "ruta" a otra sin que ellas se detengan o Usted haga algún esfuerzo adicional.

¿Suena a Ciencia Ficción?

Sí, pero no lo es. Revise por favor la página "Nosotros" para que compruebe el nivel profesional de las personas involucradas en este adelanto tecnológico, tanto de los creadores del concepto, como de quienes lo han venido evaluando en prestigiosas instituciones empresariales, gubernamentales y científicas.



TTube es tan obvio como genial y se concibe como una "estera" cuyo movimiento nunca se detiene para que los pasajeros se incorporen al mismo o bajen en las estaciones. De toda la estructura (que por su naturaleza es bastante ligera) lo único que se mueve a una velocidad constante es ese "piso rodante" que llamamos transportador principal.

En cada una de las estaciones de accenso y descenso existe otra "estera" rodante (llamada transportador auxiliar), que se coloca adyacente al transportador principal y se mueve exactamente a la misma velocidad que este. Al igualarse ambas velocidades, se crea una sensación de reposo relativo que permite pasar de una estera a otra como si se tratase de superficies planas inmóviles.

¿Sencillo, verdad? 

Y también muy efectivo y eficiente, ya que todos sabemos que el mayor gasto de energía se produce cuando la masa se pone en movimiento, pero como aquí no se detiene  nunca, el consumo energético es mucho menor que en los medios de transporte tradicionales (buses, trolebuses, trenes, autos, etc.), además de que al moverse solo el piso, la masa que debe ser desplazada es también mucho menor.


LA SEGUNDA CUESTIÓN MUY IMPORTANTE que tuvieron que resolver los inventores fué cómo lograr que el transportador auxiliar pudiese acelerar desde la velocidad mínima que trae una persona caminando al incorporarse a la estera hasta alcanzar en un espacio muy reducido la velocidad del transportador principal (unos 25 kph, lo que supera la velocidad promedio de los buses en las grandes ciudades - ver FAQs). Y lo mismo en el proceso de desacelerar, cuando las personas deben ser llevadas de la velocidad a la que viajan en el transportador principal hasta la velocidad mínima a la que pueden regresar a la calle de forma natural y segura.

Esto se solucionó con un ingenioso mecanismo de paneles de diferentes tamaños, cuya sobreposición y funcionamiento es parte del conocimiento patentado en la invención, por lo que no podemos de momento incluir más detalles, pero teórica y prácticamente ha quedado demostrado que funciona con eficiencia y total seguridad.

TTube cambiará su visión del transporte urbano

No sólo es más económico, más eficiente y menos contaminante que todo lo demás que conocemos, sino que convierte EL TIEMPO DE VIAJE EN UNA VARIABLE CONTROLABLE. Sí, a partir de TTube Usted sabrá exactamente cuánto tiempo le toma ir de un punto a otro de la ciudad, pues el transportador viaja siempre a la misma velocidad, no se interrumpe por embotellamientos ni se detiene ante los semáforos... y ya no tendrá que esperar por el bus o el tren: TTube siempre está ahí para Usted: sólo tiene que llegar a la estación más cercana y comenzar de inmediato su viaje.


Para información más detallada y/o algunas precisiones ver FAQs.